viernes, 21 de diciembre de 2012

GINGERBREADMAN-EL HOMBRECITO DE JENGIBRE


Hoy regreso con otra versión de los Gingerbreadman, esta vez son más regordetes por lo tanto hay más donde morder :) El pan de jengibre tal como lo conocemos hoy en día comenzó a producirse a finales de la Edad Media, pero entonces sólo podían permitírselo los más ricos, lo que suponía transportarlo muchas veces a largas distancias. Para facilitar su conservación no se escatimaba en la utilización de dos magníficos conservantes, las especias y la miel.

Antonin Novotný, presidente de la asociación "Pan de Jengibre " y propietario de una fábrica que elabora estas delicias, nos proporciona esta información. FUENTE:radio.cz
" Al principio era un producto de lujo. En su fabricación se utilizaban ingredientes costosos, como cacao, miel, especias exóticas. El pan de jengibre medieval contenía mucha más miel. Algunas recetas antiguas indican que formaba hasta la mitad del peso de la harina utilizada. Puesto que la miel es bastante espesa, trabajar la masa no era nada fácil. Por eso, el oficio era desempeñado casi exclusivamente por los hombres. Y también se añadían más especias, algunas fuentes hablan hasta de 90 variedades diferentes. Los primeros en fabricar el pan de jengibre fueron los monjes en los monasterios. Solían añadirle pimienta, para hacerlo más picante y por eso más apto para acompañar el vino.
 La receta del pan de jengibre llegó a las tierras checas de la vecina Alemania, concretamente, de la ciudad de Núremberg. Según fuentes históricas, por primera vez apareció en 1335 en la ciudad de Turnov, en Bohemia del Norte. Sin embargo, la mayoría de los fabricantes y comerciantes de este alimento se concentraban en la capital.
En los tiempos de Carlos IV llegaban a Praga artesanos jengibreros y se asentaban en las calles cercanas a la plaza de la ciudad Vieja.
Al principio se preparaba en moldes de madera tallados. Eran unas verdaderas obras artísticas y se vendían a un precio muy elevado. No es de extrañar que se heredaran de una generación a otra.
Las recetas eran secretos que los maestros jengibreros sólo revelaban a sus sucesores.
Ser artesano jengibrero no era nada fácil. Además  de tener el conocimiento necesario, montar el negocio costaba mucho dinero. Los artesanos agrupados en el gremio tenían la obligación de fabricar pan de jengibre en la región donde habían aprendido el oficio.
Para poder ingresar en el gremio tenían que estar casados y pagar una suma de dinero bastante alta.
Los que no tenían esposa o recursos suficientes, muchas veces se casaban con una viuda de un jengibrero para alcanzar la membresía y el prestigio que suponía.

Más tarde, la situación cambió. En el siglo XVIII, el pan de jengibre dejó de ser una delicia de lujo y se difundió entre todas las clases sociales. A principios del siglo XIX comenzó la producción masiva de este alimento. Fue la época de oro del pan de jengibre. Poco a poco, su fabricación cedía al progresivo desarrollo de la pastelería y confitería industrial.
A principios del siglo XX ya eran pocos los que se dedicaban a este oficio.

                                           INGREDIENTES
- 375 gr de harina
- 125 gr de mantequilla a temperatura ambiente
- 1 huevo
- 1 cda de miel
- 80 gr de azúcar moreno
- 1 cdta de bicarbonato sódico o de levadura en polvo
- 1 cdta de canela
- 1 cdta de jengibre molido
- Un poco de leche para unir la masa
- Glasa y confetis  para decorar
Si las queremos de chocolate debemos sustituir 50 gr de harina por cacao.
                                           ELABORACIÓN
- En un bol tamizamos la harina junto con el bicarbonato, el jenjibre y la canela.
- Añadimos la mantequilla cortada en trocitos y el azúcar.
- Agregamos el huevo y la miel.
- Mezlamos bien y amasamos.
- Envolvemos la masa en film transparente y la dejamos reposar en la nevera 1/2 hora.
- Precalentamos el horno 10 minutos.
- Estiramos la masa y cortamos las galletas.
- Las colocamos en la bandeja del horno procurando que no quede muy juntas ya que al cocer crecen un poquito.
- Horneamos unos 7 minutos a temperatura media-baja.
- Retiramos las galletas del horno y las dejamos enfriar encima de una rejilla.
- Decoramos.

La tradición de decorar el pan de jengibre comenzó a finales del siglo XIX. 
Entonces se pegaban sobre él imágenes impresas de caballos, soldados, santos, etc. En el siglo XVI prevalecían los corazones, en el XVII eran muy populares los retratos de reyes y santos. En el siglo XVIII, los motivos preferidos eran palomas, caballos y bebés y más tarde, durante la revolución industrial, eran populares trenes, pistolas y relojes. Y hoy en día, de todo un poco.

La primera referencia documentada de una galleta con forma humana se acredita en la corte de Isabel I de Inglaterra. La reina obsequiaba a sus visitas importantes con galletas de pan de jengibre parecidas a ella.

12 comentarios:

Sandra dijo...

¡Me encanta leer tu entradas!
La receta me parece muy interesante y tus galletas preciosas.
Un beso

ROCIO dijo...

Mira Rosa, tengo desde hace más de un año el jengibre molido en mi despensa para hacer las galletas y no hay forma de que lo estrene. Cada vez que veo estas galletas me dan ganas de ponerme a hacerlas, porque son muy monas, pero estos hombrecitos tuyos tan rechonchetes son especialmente chulos. Me guardo en pendientes tu receta y a ver si me animo a hacerla antes de que termine la Navidad, y si no, ya le llegará el turno.
Por si no hablamos antes, te deseo con todo el cariño que tengas una Feliz Navidad acompañada de los tuyos.
Besitos.

Ana y Blanca dijo...

Te han quedado muy graciosas, nosotras también las hemos hecho para iniciar las fiestas navideñas!
http://juegodesabores.blogspot.com.es





Isabella dijo...

Hola Rosa!! que muñequitos mas simpaticos,me encanta como te quedaron ^^ y una entrada muy interesante.
felices fiestas!! mi niña
besotes!! ;))

Ratita Golosa dijo...

Me alegra ver tantos muñequitos de jengibre, porque este año no estoy mucho por la labor de hacer galletas y me he "tirado" por los bizcochos navideños.
Te deseo unas felices fiestas para ti y tus seres queridos.
Besos guapetona!

Xocolat and co dijo...

Son una monada asi tan regordetes. Estan para comerselos;)
Susanna

Belén y Bego dijo...

Muy interesante la entrada!! los muñequitos te han quedado muy graciosos están muy guapos con esos gorritos.

Feliz Navidad!!

María dijo...

Mi querida amiga, que agradable es siempre ver lo que sale de tus manos, estas galletitas son preciosas para la vita y seguro que deliciosas para el paladar, solo que es una lastima comerse algo tan bello como esto, como siempre tu entrada interesante y aprendiendo cosas tan bonitas como esos moldes que nombras de madera que serian un tesoro. Un abrazo muy grande, y te deseo unas felices fiestas, junto a tus seres mas queridos, tu amiga que te quiere. Maria

Isabel Morenisa dijo...

Rosa, que preciosas y ricas tus galletas. Las anteriores y estas. Tengo que probar tu receta con chocolate, uummmm.
Gracias por compartirla.

Te deseo unas felices fiestas en compañía de los tuyos y que este año proximo venga cargado de salud y buenos momentos.
Un abrazo.

(⁀‵⁀,) ✫✫✫
.`⋎´✫✫¸.•°*”˜˜”*°•.✫
✫¸.•°*”˜˜”*°•.✫✫
.•°*”˜˜”*°•.✫✫✫ FELIZ NAVIDAD!!

Las Recetas de Manans dijo...

Que monada de hobrecitos y de renos!.Feliz año nuevo.

PINKY dijo...

Como siempre unas galletas preciosas y apetecible
Te deseo felices fiestas
besinos

LiPopComplementos dijo...

Me encantan los hombrecitosnde gengibre ;-)
Os invito a q visiteis mi blog :-) www.lipopcomplementos.blogspot.com ( pulseras, anillos,collares...y ahora tmb muñecas fofuchas personalizadas x encargo ... Todo a mano ) espero q os guste , os espero :-) tambien me podeis encontrar por facebook : LiPopComplementos .
Muuuacks xicas !